Globos de Oro 2018: “Tres anuncios por un crimen” fue la gran ganadora de la noche

Las mujeres fueron las protagonistas con el triunfo de películas y series con temáticas de género, discursos encendidos contra los abusos en Hollywood y el negro como emblema de protesta

A las 22 en punto, Seth Meyers dio por iniciada la ceremonia de entregade los Globos de Oro , los galardones otorgados por la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood a lo mejor de la producción televisiva y cinematográfica. Con alusiones a “hombres famosos con malos comportamientos” y a cuánto deben molestarle al presidente estadounidense las palabras “prensa” “extranjera” y “Hollywood”, el animador intentó ponerle una pizca de humor a una entrega de premios que, ya desde la alfombra roja con estrellas vestidas íntegramente de negro como protesta frente al abuso, se revelaba como especial.

“Harvey Weinstein no está aquí porque escuché rumores de que está loco, pero en 20 años se convertirá en la primera persona en ser abucheada durante el clásico video con el que se homenajea a las personas fallecidas”, expresó, refiriéndose al denunciado productor, antes de pasar a un divertido ida y vuelta con algunos de los nominados.

“Todos los que están aquí trabajaron muy duro, pero sobre todas las mujeres. Gracias por conducirnos al futuro”, cerro su introducción, antes de que comenzara la premiación, nada menos que con la categoría Mejor Actriz en miniserie o película hecha para televisión.

Tres estrellas un discurso

La ganadora, Nicole Kidman (Big Little Lies), vestida íntegramente de negro, agradeció a sus compañeras de elenco, Reese Witherspoon, Shailene Woodley, Zoë Kravitz y Laura Dern. “Somos leales unas a otras y esto es para compartir. ¡Vamos las mujeres!”, expresó en medio de su discurso de agradecimiento. “Mi personaje habla sobre el abuso, y espero que a medida que contamos estas historias, se pueda visibilizar y cambiar el curso de las cosas”, finalizó.

De esta manera, con la primera estrella sobre el escenario, el tema de los abusos sexuales en Hollywood quedaba oficialmente habilitado. Quien retomó el tema fue Elisabeth Moss , la mejor actriz en serie de televisión drama por The Handmaid’s Tale. “Las mujeres no vivimos en los márgenes ni en los baches de las historias; las mujeres somos la historia y nosotras las escribimos”, expresó en medio de una ola de aplausos. Minutos después, la serie basada en un libro de Margaret Atwood se quedaba con el premio a la Mejor serie dramática.

Laura Dern fue otra de las chicas de Big Little Lies que se llevó una estatuilla, en este caso como mejor actriz de reparto en en miniserie o película hecha para televisión. Dern también agradeció a sus compañeras de elenco, a las que llamó “mi familia”. Luego, se refirió a su personaje, e hizo referencia a la ola de abusos que sacude a Hollywood. “Mi personaje estaba aterrada porque su hijita era víctima de abuso y no quería hablar. Tenemos que apoyar a los sobrevivientes y a los valientes que se animan a hacerlo. Hay que promover la justicia. Ojalá les demos protección y empleo. Enseñémosle a nuestros hijos que denunciar es la estrella polar del lugar al que queremos llegar”, indicó.

Personajes y leyendas

James Franco recibió el premio al Mejor actor en comedia o musical por su labor en The Disaster Artist: obra maestra. Más allá de haber elegido subir al escenario junto a su hermano Dave (que también actúa en el film) y al realizador a quien interpretó en la película, Tommy Wiseau, lo llamativo fue que el intérprete usó su celular como ayuda memoria. De allí leyó el texto, y antes de alejarse del mircrófono se aseguró de no haberse olvidado nada.

Wiseau no fue el único “personaje” presente durante la ceremonia. Al recibir su premio a la Mejor actriz de reparto en película, Allison Janney (I, Tonya) agradeció a quien interpretó a su hija, pero también a alguien otra persona muy especial. “Margot (Robbie), gracias por tu increíble interpretación de Tonya. Y a Tonya, que está acá presente, gracias por contarnos tu historia”, indicó. Al ser aludida, las cámaras tomaron a la famosa patinadora, y se la pudo notar muy conmovida.

Luego de un emotivo tape con algunos de sus trabajos, el auditorio se puso de pie ante la presencia de Kirk Douglas . Acompañado por su bella nuera,Catherine Zeta-Jones , el actor de 101 años, que se encuentra en una silla de ruedas, bromeó sobre su dificultad para expresarse. “Soy un viejo, quisiera decir muchas cosas, pero no me entenderían”. Antes de presentar junto a él la siguiente terna, Zeta-Jones recordó que su suegro fue reconocido por luchar contra las “listas negras” en Hollywood durante el macartismo.

La más ovacionada

Reese Whiterspoon fue la encargada de presentar el premio especial para Oprah Winfrey . “Los abrazos de Ophra podrían acabar con las guerras. Gracias por haber cambiado nuestras vidas”, expresó, antes de que comenzaran a sucederse en la pantalla imágenes de la conductora, productora y actriz en sus distintas facetas.

Luego, sí, fue reconocida con un premio especial. A la hora de agradecer la distinción, con gran parte de los presentes de pie, recordó cuando, en la edición 36 de los Oscars, ganó Sidney Pottier, el primer actor de color en alzarse con el Cecil B. De Mille.

“En 1982 recibió en este mismo escenario el premio Cecil B. de Mille y no se me escapa la trascendencia de este momento, en el que una niña como yo lo fui esté viendo esta noche en pantalla en el momento en que yo me convierto en la primera mujer negra en recibir el premio. Es un honor y es un privilegio compartirlo con ellos y con los increíbles hombres y mujeres que me inspiran y me incitan a mejorar”, dijo. “Valoro la prensa más que nunca, mientras navegamos estos tiempos complicados, lo que me lleva a esto: lo que sé es que decir tu verdad es la herramienta más poderosa que tenemos todos”.

También, Winfrey destacó el rol de la mujer en esta nueva etapa de Hollywood y del mundo: “Estoy especialmente orgullosa de las mujeres que se han sentido lo suficientemente fuertes y poderosas como para levantar sus voces y compartir sus historias. Cada una de nosotros en este cuarto son celebradas aquí por las historias que contamos. Y este año nosotras nos convertimos en la historia. Pero esta historia no afecta únicamente a la industria del entretenimiento: trasciende lugar, cultura, política, religión, espacio de trabajo, raza. Quiero agradecerle a todas las mujeres que han sobrevivido años de abuso, porque ellas, como mi madre, tenían hijos que criar, cuentas que pagar y sueños que hacer realidad”.

“Así que quiero decirle a todas esas chicas que miran televisión desde casa que un nuevo día se acerca. Y cuando ese nuevo día comience será porque miles de mujeres, muchas de ellas aquí presentes, y algunos hombres fenomenales, nos acercaron un poco más al momento en que nadie tenga ya que decir nunca más ‘Yo también'”, terminó su emotivo discurso.

Mostrar más

Notas relacionadas

Informate 24 te recomienda...

Close