EEUU ordenó el desalojo de la embajada de Venezuela en Washington

Entrada ya la noche, las autoridades forzaron la entrada de la sede diplomática, en lo que parecía ser el inicio del anunciado desalojo de la legación.

Los activistas a favor del dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, a los que EEUU ordenó abandonar la embajada de ese país en Washington lograron frenar este lunes su desalojo del edificio diplomático después que fuerzas de seguridad estadounidenses abrieran la entrada por la fuerza.

El Gobierno de Donald Trump ordenó la tarde de este lunes a los activistas que permanecen desde hace semanas en la embajada venezolana que evacuaran de inmediato del edificio a petición de los enviados en Washington del líder opositor Juan Guaidó.

«Cualquier persona que rechace cumplir con estas solicitudes y órdenes de salir de la propiedad (la) estarán traspasando en violación de las leyes federales y del Distrito de Columbia, y serán arrestadas e imputadas criminalmente», se advertía en la orden que fue entregada por agentes federales a los activistas.

«EEUU no reconoce autoridad al anterior régimen de Maduro, o a ninguno de sus ex representantes, para permitir a individuos la entrada legal, la permanencia en la propiedad o la toma de ninguna otra acción en la propiedad», añadía.

Algunos optaron por abandonar el recinto diplomático, pero cuatro de ellos decidieron seguir en su interior dispuestos a «resistir» y a ser por lo tanto «detenidos» por las autoridades ante una orden de evacuación que calificaron de «ilegal».

Entrada ya la noche, las autoridades forzaron la entrada de la embajada y varios policías se agolparon en la puerta, en lo que parecía ser el inicio del anunciado desalojo de la legación.

Sin embargo, la intermediación de los abogados de los activistas hizo que minutos después los policías cerrasen la puerta y permitiesen a las cuatro personas permanecer en el edificio diplomático.

Aunque las autoridades no dieron explicaciones sobre su decisión de no evacuar por el momento la embajada, una de las abogadas, Mara Verheyden-Hilliard, dijo a periodistas que los policías recularon al reiterarles que el desalojo hubiese supuesto una violación de las leyes internacionales.

Por su parte, el «número dos» de Guaidó en Washington y enviado ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre, dijo a Efe que el desalojo es una cuestión «de horas» y que EEUU está siguiendo el «debido proceso».

Mostrar más

Notas relacionadas