Damián De Santo vs. Zaira Nara: ¿Hay guerra en Morfi, todos a la mesa?

Trascendieron fuertes rumores de una feroz lucha de egos en el ciclo Morfi, Todos a la Mesa, en donde un periodista contó que el conductor no tolera los aires de grandeza de su coequiper.

Por ahora dicen que dicen que es una pelea silenciosa, pero lo cierto es que el cortocircuito existe en la nueva dupla de Morfi, todos a la mesa, edición diaria. Zaira Nara y su nuevo compañero, el actor Damián De Santo, se llevarían bastante mal.

Por ahora es un secreto a voces. Igual, hay filtraciones. Porque quien blanqueó la pelea menos pensada del mundo de la televisión abierta fue el periodista de Todas las Tardes (Canal 9), Lío Pecoraro, quien dijo: “El llegó con la mejor onda pero ella se cree mil y no se lo banca. Lamento contar la mala relación entre Damián De Santo y Zaira Nara. Van a desmentirlo pero es real. Sale la versión de adentro del canal”, aseguró.

¿Será cierto que Zaira Nara tras la partida de su jefe y creador del formato, Gerardo Rozín, quiso tomar la posta y la producción y el mismo De Santo le vienen poniendo los límites? Es la primera vez que Zaira se ve involucrada en esta suerte de guerra de egos, a diferencia de su hermana Wanda, mas acostumbrada a cruces mediáticos tras su escandalosa separación del padre de los tres hijos mayores, Maxi López. Si nunca se metió públicamente en los asuntos mediáticos de su hermana, menos lo hará con su trabajo.

Zaira ingresó al magazine de Rozín en la mañana de Telefé en el año 2016 en lugar de Carina Zampini. Dos años después salió el mismo Rozín del aire, quien sigue al frente de la producción. Su lugar en pantalla hoy lo ocupa el carismático actor Damián De Santo, quien en este diario señaló antes de su debut en marzo pasado que su compañera “es todo terreno”.

Pero parece que la convivencia habría tirado por la borda ese concepto. Dicen que dicen que De Santo apenas tolera “los aires de grandeza” de la modelo y madre de la pequeña Malaika. Lo cierto es que entre ellos, no hay una buena química. Y eso tarde o temprano se nota en pantalla.

Por ahora los conductores tratan de arreglar sus diferencias puertas para adentro. Los ciclos de Rozín no se destacan por hacer público los roces de trastienda. Esperemos que haya arreglo y la buena onda vuelva pronto.

Mostrar más

Notas relacionadas